SERVICIOS EDITORIALES. Digital y papel

π de poesía

Hay un chiste malo y políticamente incorrecto que viene a ser, más o menos, así:

Acude una patrulla de la policía a una céntrica calle de una ciudad porque han recibido aviso de una agresión. Al llegar, comprueban que, efectivamente, un hombre golpea con furia a otro sin que los transeúntes que se agolpan alrededor se atrevan a detenerle. Los agentes intervienen y reducen al agresor.
—¿Qué ha pasado? —le pregunta uno de los policías.
—Le estaba pegando, se lo merece.
—¿Por qué?
—Es judío —contesta el atacante cargado de razón.
—¿…y?
—Los judíos mataron a nuestro señor Jesucristo.
—Pero eso fue hace dos mil años —dice el agente alarmado.
—Sí, pero yo me he enterado esta mañana.

Me venía este chiste constantemente a la cabeza cuando pensaba en esta nueva entrada en el blog, porque trata de una información al alcance de cualquiera y que no tiene nada de novedosa.
Pero es que yo me he enterado esta mañana…
Se trata de unos trucos poéticos para conseguir memorizar las primeras cifras del número π, de ese número que resulta de dividir la longitud de la circunferencia entre su diámetro. Unos trucos poéticos que, no me voy a poner medallas que no me corresponden, se pueden encontrar en la Wikipedia.
3,141592. Hasta ahí llego yo.

pi-unrolled-720
Y no llego más porque no sabía que existían unas composiciones poéticas que ayudan a memorizar más cifras de este número tan fascinante. En plan reglas mnemotécicas.

Soy y seré a todos definible
mi nombre tengo que daros
cociente diametral siempre inmedible
soy de los redondos aros.

Ahora id contando las letras de cada palabra:
3,1415926535897932384
Otro ejemplo:

Voy a amar a solas, deprimido
no sabrán jamás que sueño hallarte,
perímetro difícil, escondido
que en mis neuronas late…
Oscuro el camino para ver
los secretos que tú ocultas
¿hallarlos podré?

Otro, mucho más exagerado:

Soy π, lema y razón ingeniosa de hombre sabio,
Qué serie preciosa valorando, enunció su amor hacia ti.
A los 7 continentes comunicaría
Mi cariño y amor hacia ti
El mundo entero recorrería
Solo para verte sonreír
Lobos y perros aullarían
Al verme junto a ti
Y para siempre mi vida
Estaría muy feliz
¿Y cómo reúno infinidad de amor?
Tiene que haber tiempo y espacio
Mas mi amor es infinito
Y nunca te dejaré ir
Los océanos yo nadaría,
En la Antártida viviría,
De la selva me alimentaria
Con tal de verte a ti
Soy π, lema y razón ingeniosa de hombre sabio,
Qué serie preciosa valorando, enunció su amor hacia ti.
Todo lo haría por ti
Nada ni nadie sabe cómo yo te amo y te amo sin fin
Si los granos de arena
Y las estrellas contaras
Tendrías una idea
Del amor que tengo por ti

El último ejemplo que os traigo es ya algo fuera de lo normal.
Es un poema titulado “Cadaeic Cadenza” y escrito por Mike Keith. El título son los números de π según el orden que ocupa cada letra en el abecedario. Después, como en los anteriores ejemplos, cada palabra permite saber el número según la cantidad de letras que la componen. Así hasta 3.853 palabras/cifras de este número π. Eso sí, es en inglés.