SERVICIOS EDITORIALES. Digital y papel

El primer libro

¿Os acordáis de la película de los Monty Python titulada ‘La vida de Brian’? Esa escena en la que se pregunta varias veces: “¿Qué han hecho por nosotros los romanos?”.
Pues nada menos que inventar el libro.
Si entendemos el libro como un conjunto de páginas más o menos rectangulares unidas por uno de sus lados y protegidas por dos cubiertas más duras, entonces podríamos decir que se trata de un invento romano de los primeros siglos de nuestra era cristiana.
Estos libros previos a la aparición de la imprenta de Guttenberg son conocidos como códices.
La invención de este objeto revolucionó la historia de la lectura y la escritura y, por extensión, del conjunto de la Humanidad. En un primer momento los códices convivieron con los rollos, pero acabaron desplazándolos porque eran más transportables y manejables, sin olvidar que permitían escribir por las dos caras (cuando se usaba pergamino en lugar de papiro) y eran mucho más fácilmente ocultables, cualidad muy apreciada para Biblias y otras obras controvertidas de la época.

Wachstafel rem.jpg
De Photo: Andreas Praefcke – Trabajo propio (own photograph), Dominio público, Enlace

El códice fue una evolución de la tablilla de cera (antes habían sido de barro en Mesopotamia) que se usaba en la antigua Roma para escribir. Estas tablillas con base de madera permitían ser unidas por argollas, cuero o tela y tenían una superficie de cera sobre la que se escribía con un punzón. El cambio de la madera y la cera por el pergamino, respetando la forma y el planteamiento de varias piezas unidas por el “lomo”, hizo surgir el códice, es decir, el libro moderno.

Codex Argenteus.jpg
Página del Codex Argenteus (siglo IV). Dominio público, Enlace

Hoy en día se usa la palabra códice para designar todos los libros de este formato anteriores a la invención de la imprenta y a los posteriores copiados a mano de acabado lujoso.
Existe hasta una ciencia para estudiar los códices: la Codicología.
De modo que, además del acueducto, el alcantarillado, las carreteras, la irrigación, la sanidad, la enseñanza, el vino, los baños públicos, salir por la noche sin peligro y la paz… los romanos nos han traído el libro. 😉