SERVICIOS EDITORIALES. Digital y papel

Hogares literarios

Se cuenta una anécdota en la vida de Antonio Machado en la que alguien se mostraba sorprendido al enterarse de que era hermano del famoso Manuel Machado. La persona en cuestión se dirigió al menor de los Machado y le dijo algo así como:
“Caramba, don Antonio, no nos había dicho usted nada de que era hermano don Manuel Machado”.
Al margen de famas, el caso de estos poetas sevillanos es uno entre muchos de hermanos literatos. Familias en las que las hijas y los hijos han compartido afición por las letras y han logrado notable éxito.
Como cuenta la web Libropatas en un artículo,  Quizá el caso más famoso sea el de las hermanas Brontë. Anne, Emily y Charlotte Brontë son posiblemente el ejemplo más internacional. Cuentan que había un hermano, llamado Branwell, que pintaba además de escribir. Pero de este hombre no se acuerda casi nadie y su fama ha sido ensombrecida por la de sus hermanas.
Siguiendo con los casos internacionales, Henry James tuvo dos hermanos (además de su padre) que se dedicaron a la literatura: William y Alice.
Más… las Mitford. Seis hermanas nada menos.
Otro caso fue el de los Mann. Se parece al de los Machado en que el hermano mayor, Heinrich, fue un escritor con muchísima fama en vida.
Y no podemos olvidarnos de los Hermanos Grimm, Jacob y Wilhelm, presentes en la infancia de casi todos nosotros.
De vuelta a España, unos dramaturgos y poetas a quienes se nombra siempre como hermanos: los Álvarez Quintero, Serafín y Joaquín (foto del inicio de esta entrada de blog).
O los Panero: Juan Luis, Michi y Leopoldo. A su vez, hijos de poeta.

Julia Gay.

Julia Gay.

Y en este repaso al que podéis añadir algún otro caso que seguramente nos habremos pasado por alto, nos quedamos con los Goytisolo. Los hijos de Julia Gay. José Agustín, Luis y Juan, quien nos acaba de dejar. DEP.