SERVICIOS EDITORIALES. Digital y papel

La escritora que no fue al colegio

El padre de Carmen Martín Gaite, José Martín López, era un hombre de posturas liberales a quien no le parecía especialmente bueno que la educación en los colegios tuviera un caracter religioso. Por ese motivo, no llevó a su hija al colegio y se dedicó a educarla él mismo (con apoyo de otros profesores particulares). Cuentan que era un gran aficionado a la historia y a la literatura, gustos que transmitió a la propia Carmen y a su hermana Ana desde aquellos años de la infancia de ambas.

Con la llegada de la Guerra Civil a aquella Salamanca de la que era natural Carmen Martín Gaite, a la futura escritora no le fue posible cursar bachillerato en el Instituto Escuela de Madrid; tuvo que realizarlo en el Instituto Femenino de su ciudad. El ambiente vivido en este instituto inspiró su primera novela, titulada Entre visillos, además de ser el lugar donde también recibió clase de los futuros miembros de la Real Academia Rafael Lapesa y Salvador Fernández Ramírez, quienes reforzaron su afición por la literatura.

De modo que aquellos primeros años, con una educación liberal y un gusto por la literatura y la historia inculcado por su padre, así como su posterior experiencia en el Instituto Femenino de Salamanca, marcaron ya las líneas principales que desarrollaría Martín Gaite durante toda su vida como autora.

De Martín Gaite, como de Miguel Hernández, puede decirse que faltaron al colegio durante algunos años de su niñez, aunque por circunstancias muy, muy distintas.

Esta escritora salmantina ganó el Premio Nadal con la mencionada Entre visillos y, posteriormente, fue galardonada con el Premio Príncipe de Asturias y el Nacional de las Letras.