SERVICIOS EDITORIALES. Digital y papel

La primera imprenta de América

La primera imprenta que se instaló en territorio americano llegó desde España. Concretamente fue instalada en México, gracias al impresor sevillano Juan Cromberger, que envió a su oficial impresor italiano Juan de Pablos (Giovanni Paoli) después de las gestiones y permisos pertinentes del virrey Don Antonio de Mendoza y del obispo Juan de Zumárraga (imagen).

Según cuentan los historiadores, la imprenta se ubicó un 25 de septiembre de 1539 en el edificio conocido como Casa de las Campanas, en la esquina de las calles De la Moneda y Licenciado Primo Verdad de la capital del país azteca.

No había pasado ni un siglo desde que, en 1449, en la imprenta alemana de Mainz, Gutenberg realizara el primer libro hecho con tipos móviles, el conocido como Misal de Constanza.

La producción bibliográfica de esta primera imprenta americana fueron obras relacionadas con el virreinato y la religión, como el catecismo escrito por el propio obispo Zumárraga: Breve y más compendiosa doctrina christiana en lengua mexicana y castellana.

Con el tiempo, el edificio fue monasterio, pertenencia de una orden militar, tienda de muebles, espacio para oficinas y, de nuevo, papelería e imprenta. La Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) lo compró para restaurarlo. En 1994 se abrió como Centro de Educación Continua de la UAM. Además, desde 2008 también alberga el Museo del Libro con algunas de las obras más antiguas de México.

Phisica speculatio, publicada en 1557 en esta imprenta mexicana.