SERVICIOS EDITORIALES. Digital y papel

Las dos fugas de una santa

El próximo miércoles, 28 de marzo, se cumplirán 503 años del nacimiento de Teresa Sánchez de Cepeda y Ahumada, más conocida por Teresa de Jesús, una de las santas más destacadas de la historia de la Iglesia católica en España.
Escritora y reformadora religiosa, fue la fundadora de la Orden de Carmelitas Descalzas en una tarea en la contó con la ayuda de San Juan de la Cruz.
Mujer de gran coraje, cuentan que en su vida protagonizó dos fugas.
La primera, a muy corta edad, cuando con 7 años logró convencer a Rodrigo, su hermano, para marchar a tierras musulmanas buscando ser martirizados por infieles y ganar así el cielo. Fueron descubiertos y la cosa quedó en intento.


Éxtasis de Santa Teresa (Bernini).

Trece años después, ya con 20 años, se rebeló ante su padre, quien le negaba el permiso para ingresar en el convento de las Carmelitas de la Encarnación. Teresa acabaría yéndose de casa para tomar los hábitos y hacer los votos.
Aquel episodio lo vivió con tristeza y contaba ella misma:

«Aquel día, al abandonar mi hogar sentía tan terrible angustia, que llegué a pensar que la agonía y la muerte no podían ser peores de lo que experimentaba yo en aquel momento. El amor de Dios no era suficientemente grande en mí para ahogar el amor que profesaba a mi padre y a mis amigos.»