SERVICIOS EDITORIALES. Digital y papel

Neruda contra Neruda

En su biografía ‘Confieso que he vivido’, Neruda comentaba lo siguiente sobre los poetas que trataban de abrirse camino y publicar:

“Cuánta obra de arte… Ya no caben en el mundo… Hay que colgarlas fuera de las habitaciones… Cuánto libro… Cuánto librito… ¿Quién es capaz de leerlos?… Si fueran comestibles… Si en una ola de gran apetito los hiciéramos ensalada, los picáramos, los aliñáramos… Ya no se puede más… Nos tienen hasta la coronilla… Se ahoga el mundo en la marea… Porque la verdad, si esto sigue, los poetas publicarán sólo para otros poetas… Cada uno sacará su plaquette y la meterá en el bolsillo del otro… su poema… y lo dejará en el plato del otro…”.

Firma Pablo Neruda.

Ya… pero él, de joven, antes de cumplir los 20, publicó la obra ‘Crepusculario’ y pocos meses después su archifamoso libro ‘Veinte poemas de amor y una canción desesperada’.

portadaSupongo que a él, en aquel momento, se la traería al pairo un comentario como el que escribiría años después. En TintaMala pensamos lo mismo. Escribamos, publiquemos, aunque sean “libritos” y aunque publiquemos sólo para que otros poetas, para que otros escritores/as nos lean.

El Neruda joven no hizo caso del viejo.

Luchó por publicar sus versos, para que fueran conocidos y llegaran a millones de personas en todo el mundo…

Y qué gran favor nos hizo.

 

Add reply

Deja un comentario