SERVICIOS EDITORIALES. Digital y papel

Genoveva Calleja Guillén

genovevacalleja@gmail.com
www.genovevacalleja.com

En 2007 mi vida y la de mi familia cambió radicalmente. Por motivos de trabajo de mi marido nos trasladamos a vivir a Nueva York desde nuestro país natal, España. Eso marcó un antes y un después en nuestras vidas.

Para mí fue el comienzo de una nueva realidad, de mi despertar, de encontrar la luz. Una serie de casualidades (para mí las casualidades no existen) me fueron llevando hacia la energía o, más bien, la energía me atrajo hacia ella. Mi primer paso fue a través de las sesiones de ‘reiki’ que empecé a recibir de una amiga. El ‘reiki’ me hizo trabajar en mí misma, me ayudó a descubrir por qué me sentía descontenta conmigo misma, con mi realidad, por qué tenía siempre la sensación de estar buscando algo, algo que nunca llegaba, a pesar de tenerlo todo y no poder pedirle más a la vida

Lo segundo que me hizo cambiar radicalmente y empezar a encontrar un equilibrio fue la meditación. Empecé a sentir la necesidad de pasar tiempo conmigo misma y escucharme, cosa que hasta ese momento había sido algo prácticamente imposible, pues necesitaba cubrir los vacíos que tenía… saliendo, entrando, amigos, todo menos estar sola. La meditación me enseñó lo más básico para empezar a ser feliz, conocerse a uno mismo y pasar tiempo en silencio. Empecé a equilibrarme y equilibrar mi entorno más cercano; mi marido y mis hijos, todo empezaba a funcionar de otra manera.

Lo siguiente que vino fue tomar contacto con Dolores Cannon y QHHT, eso fue algo increíble para mí, me fascinó. Desde que tengo uso de razón siempre me ha llamado mucho la atención todo lo relacionado con la muerte, los espíritus… Cuando una amiga me mandó un artículo de Dolores Cannon y empecé a leer sus libros, vídeos, todo lo que caía en mis manos, las cosas empezaron a tomar otro sentido, empecé a entender, a aclarar mis ideas sobre algo que en realidad nunca había sabido, pero que estaba muy dentro de mí y que, según iba leyendo y escuchando, resonaba tanto y tanto que me quitaba la respiración; no quería mas que leer y leer y leer y entonces vi la oportunidad de hacer el nivel 1 de QHHT. Creo que fue a partir de ese momento cuando de verdad puedo decir que empecé, por primera vez en mi vida, a sentirme realizada, a sentir que podía hacer algo que realmente me gustaba y, lo más importante de todo, podía ayudar a la gente de una manera que jamás hubiera podido imaginar.

Todo empezó a funcionar muy rápido y mi cabeza hervía de emoción con cada sesión que tenía o persona a la que podía hablarle o contarle el mundo que se había abierto delante de mis ojos. Pero las cosas no habían hecho más que empezar, porque en cuanto pude, me fui a Arkansas a hacer el nivel 2 de QHHT. No podía creer encontrarme allí con tanta gente que se dedicaba a esto, y sobre todo con Dolores Cannon, fue una experiencia muy bonita.

Estando en Arkansas, nuevamente se me abrió otra puerta, la canalización. Allí fue cuando por primera vez oí hablar de la canalización de la Energía. Con la canalización recibí la información necesaria para subir el siguiente peldaño de mi escalera. Empecé a ver que tenía la opción de poder mantener contacto directo con mi ‘Yo Superior’. No podía creer que eso fuera posible, pero así fue, después de unos meses de preparación, muchas horas de meditación y, sobre todo, creer en mi ‘Yo Superior’ y pedirle ayuda, lo conseguí. Empecé a recibir mensajes para otras personas, mensajes siempre de esperanza, ayuda y apoyo. En mi cabeza resuenan las palabras: «Escribe, escribe…». Y en cuestión de minutos me han dictado un mensaje perfecto para la persona que lo necesita o que lo pide. Se inició a través de mí un canal de comunicación increíble. Tengo que reconocer que al principio no fue fácil pero, poco a poco, cada vez este contacto está siendo más abierto y fuerte. Ahora tengo la opción de poder ser el teléfono, por llamarlo de alguna manera, con mi ‘Yo Superior’, que a la vez toma contacto con quién sea necesario para que la persona que pide la canalización pueda recibir las noticias que necesita escuchar.

Aquí es donde me encuentro, dispuesta a seguir disfrutando de la vida y lista para subir el siguiente escalón que se me ponga por delante.

A quién esté leyendo esto, de verdad: «Búscalo, búscalo, tienes algo especial. Todos somos especiales y maravillosos. Sólo tienes que encontrarte y descubrirás lo que puede llegar a cambiar tu vida, tu realidad».

Nunca pensé aquel 28 de agosto de 2007, cuando llegué a Nueva York, que iba a sentir como siento o como veo la vida ahora. Todos, absolutamente todos, tenemos el derecho de sentir así. No te conformes con simplemente vivir. Estruja la vida, tu vida, estamos aquí para eso y sólo deseándolo de verdad y pidiendo ayuda, lo conseguirás.

Gracias por haber leído esto, espero poder ayudarte. Es lo que más deseo y para eso estoy aquí.

Mi pájaro rojo

Mi pájaro rojo

Plataformas

de venta


createspace-logo

amazon.es
amazon.com

En formato

digital

En esta web