SERVICIOS EDITORIALES. Digital y papel

Sócrates no hubiera sido digital

Que conste que cuando ofrecemos nuestros servicios editoriales para crear y publicar libros, nosotros no rechazamos ningún soporte. Dicho de otro modo, que trabajamos en formato digital lo mismo que en papel.
Pero da igual. Aunque dejes claro desde un principio que apuestas por ambos formatos, la palabra ‘digital’ es como mentar la bicha. La frase no tarda en llegar: “A mí, donde esté el olor de un libro en papel, el poder tocarlo…”.
Sí, es esa especie de fetichismo del libro entendido como objeto de culto. Bueno, para gustos los colores.

SuperficialesGeneralizando con todo el entorno digital, hay también quien afirma que está cambiando nuestra forma de aprender y de pensar. Estos planteamientos los podéis encontrar en el libro ‘Superficiales’, obra de Nicholas Carr de recomendable lectura.
Estos debates sobre las nuevas tecnologías en el ámbito del conocimiento me suelen recordar a Sócrates (el libro anterior también menciona lo que os voy a contar).
Porque en la época de este filósofo clásico de la antigua Grecia se registró un debate que me resulta equiparable. Los más viejos del lugar eran de una tradición oral en la transmisión del conocimiento. Aprender algo a través de una lección escuchada de viva voz exigía un esfuerzo mayor y, según parece, daba unos resultados de aprendizaje y memoria superiores.
Cuentan que Sócrates era de los que rechazaba el invento de la escritura. Eso de poner los conocimientos en letras, pensaba el filósofo, iba contra la memoria y perjudicaba la sabiduría.
Conviene destacar aquí una paradoja: sabemos lo que Sócrates pensaba porque Platón lo recogió y nos lo dejó a las generaciones venideras, fíjate tú, ¡por escrito!
Yo me imagino ahora a Sócrates, si es que le tuviéramos en este presente que los vivos compartimos, aceptando la escritura pero despotricando de este nuevo invento de los libros digitales. Ya se sabe, porque no huelen cuando los abres, ni tienen ese tacto tan peculiar del papel…
Los avances en la tecnología son inexorables, amigas y amigos. Lo único que podemos decidir es qué hacemos con las nuevas herramientas que el ingenio humano nos facilita.
Queda dicho y queda escrito.