SERVICIOS EDITORIALES. Digital y papel

Un simple bolígrafo

Lo sorprendente de los relatos de Beatriz Rato es el ritmo que tienen. Su lectura parece un camino lógico, una sucesión de acontecimientos. Vas entrando en un bosque de palabras paseando despreocupado, porque la narración envuelve con sencillez. Solo después, avanzada la lectura, caes en la cuenta de la trampa. De la feliz trampa, claro.

Esto es lo que ocurre con su ‘Historia de un bolígrafo’, que la sigues como en un suspiro y, al mirar hacia atrás, comprendes con una sonrisa que has recorrido medio mundo y que ante tus ojos han pasado un racimo de personajes sutiles y deliciosos.

¿Quién no ha fantaseado alguna vez con el origen de un bolígrafo que llega de segunda mano a su poder? O con el destino de ese mismo bolígrafo cuando casi por obligación lo perdamos.
De España a Islandia, pasando por Méjico. Por ejemplo.

Tercer relato que publicamos a Beatriz. Y que no sea el último. Un gustazo.

Punta de bolígrafo.